ESTRATEGIAS PARA ESCRIBIR UN PÁRRAFO DE INICIO

EL TEXTO ARGUMENTATIVO Y SUS PARTES:  El texto argumentativo, al igual que el cuerpo humano, tiene partes, conexiones y otros elementos constitutivos que se organizan y se relacionan entre sí. Siguiendo esta lógica, se puede decir que el texto presenta tres grandes partes: párrafo de inicio (cabeza), desarrollo (cuerpo) y cierre (pies). Esto también se aprecia en la extensión de estas unidades: así se tiene que el inicio es el párrafo de presentación y de un corto tamaño semejante a la cabeza; en cambio el desarrollo es mucho más extenso, ya que necesita explicar y argumentar las ideas; y finalmente, el cierre es lo menos visible y corto.

EL PÁRRAFO DE INICIO:

El párrafo de inicio es llamado también introducción o presentación del tema y sirve para brindar una información básica del tema al lector. Además autores como Carlos Marín y Vicente Leñero señalan que es importantísimo que este párrafo impacte y atraiga la atención, ya que es la oportunidad para motivar (“enganchar”) con su lectura.

o Una estructura, no una camisa de fuerza.

Con este objetivo, el inicio se organiza a fin de dar respuesta sobre el contenido a tratar y cómo tratarlo, es decir, indicar los subtemas del texto. La organización de este párrafo suele estar configurada por tres partes. La primera es el contexto, la cual sirve para especificar e identificar el tema con el lector. La segunda es la enunciación clara de la postura. Y la última, es la anticipación u
oración bisagra, aquí se puede expresar los contenidos de manera más puntual.

NOTA.- Esta es una fórmula muy útil, en especial para quien está iniciándose en la escritura.

TIPOS DEL PÁRRAFO DE INICIO.

Estas estrategias se trabajan en función del contexto, los dos elementos restantes se mantienen sin alterar. Existen varias opciones, pero solo las tres más frecuentes:

o Introducción informativa.

A diferencia de otros tipos de inicio, laintroducción informativa es bastante heterogénea, debido a que puede estar compuesta por estadísticas, definiciones, situaciones políticas, económicas, entre otras.

Según el Diccionario de la RAE, plagiar es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Es decir, quien plagia no reconoce el aporte intelectual y rechaza el espíritu académico. Esta situación suele darse en la universidad, por eso constituye una actitud lamentable que atenta contra la formación profesional. A continuación, daremos nuestros argumentos para rechazar este tipo de prácticas.

o Introducción interrogativa.

A través de una o algunas interrogantes se pueden contextualizar el tema y al mismo tiempo motivar al lector a cuestionarse. La interrogante o pregunta retórica es un buen recurso que puede servir en cualquier parte del texto. Ejemplo:

¿Sabes por qué existe la violencia familiar? ¿Has sido víctima de este mal? o ¿Eres cómplice con tu silencio encubridor? La violencia familiar es la peor expresión del odio y la frustración de una
persona. Es incomprensible cómo sucede esto, por eso daremos algunas razones para expresar nuestra disconformidad.

o Introducción con cita.

También es posible emplear una cita textual o parafraseo corto para ser usado en el contexto. La cita puede ser tomada de un libro de literatura, ser un dicho popular o de una obra especializada. Lo
importante es que guarde una estrecha relación con la temática, ya que el caso contrario genera falta de solidez y precisión.

La felicidad siempre ha sido parte de la búsqueda del hombre. Así tenemos que para Aristóteles consiste en hacer la virtud, es decir, el hombre virtuoso es feliz. En cambio para San Agustín, la felicidad no es un elemento externo, sino algo que parte del interior, por eso dice “ama y haz lo que quieras”. Esta disyuntiva se ha presentado a través de la historia y se ha insertado en el dilema de saber si el hombre es bueno o malo por naturaleza. En las siguientes líneas argumentaremos nuestra determinación por una postura realmente ontológica del ser humano.

NOTA.- Todas estas estrategias tienen como fin ayudar a redactar. Su aplicación depende de nuestro propósito comunicativo y el estilo personal.

RECOMENDACIÓN
A continuación, se presentan dos enlaces de YouTube para que refuerces tu aprendizaje sobre el texto argumentativo.

El texto argumentativo: ejemplo y partes

o Microsoft Word 2010: Configurar sangrías

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS
1. Aguirre, M., Maldonado, C.; Rider, C. y Peña, C. (2015). Cómo leer y escribir en la universidad. UPC: Lima.
2. Grillo, M. (2010). Los textos informativos: Guía de escritura y estilo. Buenos Aires: La crujía.